Esta segunda parte trata de aplicaciones para el aprendizaje de idiomas aptas para niños. Estoy bastante decepcionada de lo que he encontrado; creo que la mayoría de los juegos para aprender alemán fueron hechos al vapor para ganar dinero y no con un buen concepto pedagógico de fondo. Les dejo una pequeña lista de lo mejorcito que pude encontrar en la tienda de la manzana mordida.

Vocabuland2Vocabuland. Es una aplicaicón uruguaya disponible para varios idiomas. En este caso nos interesa la versión español-alemán. Cuesta un dólar y cubre el vocabulario básico de las siguientes áreas: frutas, la granja, mi casa, la escuela, transportes, mi cuerpo, mi ciudad, mi ropa, electrodomésticos. Cada área puede utilizarse de dor maneras: en el modo de estudio aparece un tablero con varias palabras para que el niño toque cada objeto, escuche cómo se llama y vea la palabra escrita. En el llamado modo de desafío se puede ver una lista de palabras debajo de un tablero con varias imágenes. Cada vez que el niño toca una palabra de las de abajo, escucha la palabra y debe relacionarla con un dibujo de arriba. Yo utuilicé esta aplicación con una niña de 9 años que estaba aprendiendo alemán y le gustaba acercarse al vocabulario de esta manera. La calidad de audio es buena, la musiquita es un poco desesperante, pero se puede desactivar.

LinguPingu_4Lingu Pingu es similar a Vocabuland, pero para niños más pequeños. Prescinde por ocmpleto de la escritura y maneja menos palabras. Consta de varias áreas de aprendizaje como comida, juguetes, animales de la granja y del zoológico, naturaleza. También tiene dos modos de operación. Aprendizaje (tocar los objetos y escuchar su nombre) y juego de aprendizaje, el el cual se dee escoger entre cuatro objetos cuál es el que corresponde a la palabra que se está escuchando. Los dibujos están bonitos y los ruidos y movimientos que acompañan a cada objeto cuando se le toca son bastante agradables y chistosos.

InKids Flashcards. La gran ventaja de este juego es que cada sustantivo viene con el artículo correspondiente. Así los niños de una vez se aprenden el género de las palabras. Este juego ya es para niños que están empezando a leer. Yo sólo probé la versión gratuita que viene con una sola categoría de palabras: los animales, que consta de 47 términos. La calidad de audio es muy buena, los dibujos están bien. La versión completa del juego (con tdodas las categorías) cuesta 3 dólares.

ABC-Land}ABC-Land es un juego para aprender a escirbir palabras en alemán. Tiene tres niveles de dificultad. En el más fácil, aparecen las palabras escritas con gris junto con las imágenes correspondientes y los niños tienen que encontrar las letras correspondientes y colocarlas en el orden correcto. En el segundo nivel, los niños saben cuántas letras tiene cada palabra y deben colocarlas en el orden correcto. En el último nivel, aparecen también letras adicionales que dificultan la tarea. Muchas palabras de este juego son complicadas y de poco uso y creo que pronto resulta aburrido para los niños.

TabTales. Esta aplicación existe en inglés y en alemán y probablemente en algunos otros idiomas. Se trata de pequeños cuentos que se pueden bajar gratuitamente. Las imágenes copian el estilo de Walt Disney y las historias son muy simples y están llenas de estereotipos, pero en el caso del alemán, la pronunciación es buena y en algunos cuentos se invita a los niños a participar (buscar objetos, vestir a una princesa, construir algo, etc.) No me parece la milésima maravilla, pero creo que sí contribuye a que los niños se familiaricen con el alemán hablado a través de un cuento y adquieran un vocabulario más amplio. Creo que resulta interesante para niños de máximo 9 años.

En conclusión, creo que el iPad no es un buen instrumento para enseñar idiomas a los niños. Ninguna de las aplicaciones que revisé me pareció excelente. Realicé una amplia búsqueda durante los últimos meses y fue difícil encontrar programas que valiera la pena mencionar aquí. Creo que no es necesario que dependamos de vendedores de programitas hechos rápidamente para drenar las tarjetas de crédito de padres desesperados por entretener a sus hijos. Mejor compartamos ideas y experiencias que sí funcionan y que, seguramente, no tendrán mucho que ver con el uso de dispositivos móviles.

Anuncios